es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    Las tasas y el BCRA, una relación que genera algo más que expectativas

    En el inicio del año, el Presidente Mauricio Macri como parte de su equipo, se fueron de vacaciones. Sin embargo, algunas tensiones en el Gabinete y reformas estructurales, no toman descanso. El ejemplo más claro se dio alrededor del BCRA.

    Sucede que en los primeros días del primer mes del año, algunos titulares ya vaticinaban la renuncia de Federico Sturzenegger, Presidente del Banco Central. El motivo parecía claro, la falta de acuerdo con el renovado equipo económico (conformado por Nicolás Dujovne, Luis Caputo, liderado por Marcos Peña junto con Gustavo Lopetegui y Mario Quintana) respecto a los objetivos de la política económica, puntualmente, qué hacer con el valor del dólar, cuánto bajar la tasa de interés del BCRA y cómo domesticar a la inflación.  

    Sus posturas parecían irreconciliables, el Banco Central defendía las tasas altas para bajar la inflación. Por el contrario, el Gobierno sostenía que la economía necesitaba “despegar” y que para tal fin, se debían bajar las tasas y cambiar las metas inflacionarias para el 2018.

    A fines de diciembre, parecía que en algún punto, este equipo encabezado por Peña había logrado avanzar en lo que se refiere a la inflación y, de alguna manera, en enviar un mensaje de unidad en el arco de decisiones políticas. En este sentido, el Gobierno parece haber dejado en claro que el gradualismo no iba a ser abandonado y menos, cuando se plantea otro dilema, lo que podría llegar a suceder si se agotaran todas las posibilidades de que la economía crezca.

    La semana arrancó con un panorama incierto. Con un dólar que comenzó a escalar, al parecer sin freno alguno, todas las expectativas estuvieron puestas sobre la decisión que tomaría el Banco Central en relación a las tasas. Otra vez se generaron no sólo fantasmas sobre la posible salida de su Presidente, sino también una ola de expectativas alrededor de la propia tasa de interés.

    Finalmente, se dispuso lo que el equipo económico pregonaba es decir, bajar las tasas. Aunque, no siguió al pie de letra tal postura. Sucede que para ellos las tasas debían bajar alrededor de 2 puntos para impulsar las inversiones yel Banco Central decidió sólo hacerlo en un 0.75 puntos (de un 28.75% a 28%). Inclusive el mismo mercado se vio sorprendido. Muchos esperaban ese recorte aún mayor, algunos pensaban que llegaría al 27%.

    Los argumentos que se esgrimieron alrededor de la decisión final, estuvieron relacionados al comportamiento del dólar y al temor de que éste sufriera un alza considerable que provocara el traslado del aumento a los precios de la economía y el desincentivo a la obtención de los Lebacs.

    El día después del comunicado oficial, tenía un sabor amargo para parte del gabinete. Algunos trascendidos dieron a entender que el Presidente Mauricio Macri, estuvo de acuerdo con la postura del Banco Central. Todo está por verse. Mientras tanto, el INDEC (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) publicó la cifra anual de la inflación que en el 2017 alcanzó un 24,8%, tras el anuncio del índice de precios de diciembre con la cifra más alta por encima del 3% mensual.. Con ese número, queda claro que las metas propuestas por el Banco Central no se cumplieron y el gobierno espera que en el año 2018, el panorama no se repita.

    Cabe resaltar que la puja por tomar las medidas correctas para que la economía crezca, plantea una nueva disyuntiva sobre la real independencia del Banco Central para actuar y defender la moneda nacional. Y si nos remontamos a alguna de las declaraciones del propio Sturzenegger tiempo atrás, “…si cambio la meta, dejaría de ser una meta”. Bueno la meta cambió o se la hicieron cambiar. Ahora restará ver como se moderan expectativas en un año que además tendrá la particularidad de no ser electoral.