es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    Los datos de la pobreza: una pequeña victoria

    El último índice de medición de la pobreza revela ciertos datos que pueden ser interpretados como un comienzo de un camino distinto, y uno de los objetivos principales de la administración Cambiemos. A saber: “la pobreza 0”.  Sin embargo, la cifra actual, aproximadamente un 25.7% de pobres, muestra una evolución del número anterior, de un 30%. En tanto, de un 6.1% la indigencia, o incapacidad de satisfacer necesidades básicas alimentarias pasó a tener un 4.8%.

    Si bien la reducción de pobreza es siempre positiva, en este caso hay que considerar ciertas cuestiones que matizan el resultado.

    Un ejemplo de esto puede ser que una parte importante en el crecimiento del empleo, de carácter decisivo en la reducción de las cifras de pobreza, se encontró en el sector informal.  Es decir que la tendencia a la reducción, a menos que se produzca un proceso sólido de reducción de inflación, inversión y generación de empleo genuino, podría revertirse o cambiar.

    En este sentido, y si bien algunos especialistas destacan que la cifra actual es una de las mejores en 20 años, la historia también demuestra que se está llegando a un piso estructural, y que para proseguir con un proceso sostenido de reducción, tienen que haber cambios significativos en el panorama económico, quizás más profundos que los que exhibidos hasta ahora.

    Es decir, que el crecimiento tiene que poder sostenerse en el tiempo y no consistir solamente en explosiones o burbujas desde el punto de vista del consumo.  De todas maneras, por algo hay que comenzar, el desafío es seguir en el camino y mantenerlo.

    De todas maneras, más allá de las variables económicas clave, las capacidades de las distintas instituciones para satisfacer las necesidades de la población también son importantes. Hablamos de la justicia, la educación y de muchas otras que, combinadas con un crecimiento sólido, hacen creíbles a las cifras y pronósticos.