es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    El Gobierno escucha los ruidos del tarifazo

    Comienzan los días fríos en Argentina y la suba en los precios del gas empieza a incomodar a la opinión pública. A esto se suma el aumento de transporte y de otros servicios públicos. Es por esto que el Gobierno se está viendo obligado a consensuar, tanto con la oposición como con espacios dentro del oficialismo, una suba escalonada para frenar este germen de conflictividad social.

    No podemos comenzar a analizar la dimensión política de esta cuestión sin mencionar el incipiente malhumor social. En los principales puntos del país, esta semana se llevó a cabo una protesta en forma de «ruidazo». Aunque la mayor parte de los manifestantes eran de un sector politizado de la población, importantes sectores sociales han expresado su disconformidad con la política tarifaria.

    La mayor parte de las preocupaciones de los argentinos se agrupan en los temas económicos, como inflación, pobreza y desempleo. Estos aumentos en los servicios, se encuadran en el primer ítem mencionado.  Sin embargo, Macri y su equipo consideran necesarios estos ajustes en los precios de los servicios para sincerar los precios, reducir el déficit fiscal y tomar menos deuda.

    La oposición está aprovechando la situación para arremeter contra el Gobierno. Este miércoles convocaron a una sesión especial en el Congreso contra los tarifazos. La idea era discutir una serie de proyectos que apuntan a que el incremento en los precios de servicios públicos no sea superior a los aumentos salariales. Sin embargo, no lograron el número necesario para poder sesionar y no lograron su objetivo de incomodar a Mauricio Macri por el momento.

    A su vez, también hicieron sus críticas miembros de la coalición oficialista: la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica de “Lilita” Carrió (una de las integrantes con mejor imagen dentro de Cambiemos). En este caso, el Gobierno los escuchó y agendó rápidamente un encuentro para limar asperezas.

    Tanto la UCR como la CC salieron victoriosos de la reunión. Lograron que el Ejecutivo acepte revisar los aumentos de tarifas, aunque limitándolo solamente al gas, cuyo pico de consumo de invierno podrá pagarse a lo largo de varios trimestres a través de un financiamiento con intereses.

    La suba de los servicios atraviesa a la gestión de Mauricio Macri y lo pone en una disyuntiva. Por un lado, el mandatario quiere posicionarse con buena imagen pública de cara a las elecciones presidenciales de 2019 y los incrementos de precios debilitan sus perspectivas. Por otro lado, sabe que este costo político de los tarifazos es necesario para sanear las cuentas públicas Por ahora, Macri está convencido que la segunda opción es el camino, habrá que esperar a ver si continúa por al mismo o flaquea por intereses electorales.