es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    Rumbo o deriva: La situación económica

    La situación de la economía volvió nuevamente a dar de que hablar. El dólar trepó tras un confusa situación en los mercados hacia alrededor de $23. Para contrarrestar, el Banco Central aumentó las tasas de referencia hacia un 33.25% y salió a vender aproximadamente 500 millones de dólares.

    El panorama es, desde el punto de vista político, complicado. Son sabidas las internas dentro del gabinete económico. Entre funcionarios que responden a Marcos Peña, el Jefe de Gabinete, y otros – más técnicos – como el Presidente del Banco Central Federico Sturzenegger.

    Por otra parte, como se puede observar mirando un organigrama del estado, nadie tiene la preeminencia en las decisiones de un Ministerio de Economía fragmentado. Siendo claros, tenemos a Hacienda, Finanzas, el Ejecutivo y el Banco Central.

    A simple vista, parecen demasiados funcionarios para una cartera que en Argentina es siempre sumamente observada. Mirando desde afuera, se ha publicado, en la revista Forbes un artículo que se titulaba “Quizás sea el momento de salir de Argentina”. Claro está, que para una administración que busca dar confianza “a como dé lugar”, esa noticia no fue alentadora.

    Hoy, en la conferencia de prensa que los Ministros de Hacienda y de Finanzas brindaron, se anunciaron nuevos cambios, por ejemplo el cambio de la meta de déficit de 3.2% a 2.7%. Además, para cumplir con ese objetivo se hará un recorte de 30.000 millones de pesos a obras de infraestructura.

    Sin embargo, la meta del 15% de inflación para este año persiste y es ya sabido el poco convencimiento que existe en el mercado para lograrla. En el relevamiento de expectativas de mercado, se habló de que la expectativa de inflación es de un 22%, 7 puntos por encima de la meta.

    Toda la situación naturalmente tendrá un impacto mayor a lo esperado, en precios y tarifas en mayo, según los propios dichos del Ministro Dujovne.  Y es justamente ese tópico el que continúa en la agenda pública, quizás primero que nada.

    Se busca trasmitir confianza y certidumbre, tarea harto difícil en un país hastiado de lo contrario. En este panorama, si bien sin una oposición firme aún, las condiciones para la consolidación de la misma parecen ir de camino a alinearse, con un resultado, otra vez, incierto.