es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    La inestabilidad, estable.

    El panorama político reviste, como siempre, altibajos. En todos lados. Lo que sucede con la Argentina, es que nunca se sabe, que tan profundos son las potenciales caídas, o tendencias positivas. Es difícil medir su impacto, y más que nunca con un año electoral próximo.

    Es así, como el Gobierno ha atravesado las últimas semanas. Desde corridas cambiarias cuyo impacto aún no ha terminado de observarse, pasando por un acuerdo con el FMI, a la recategorización de Argentina como “Mercado Emergente” por parte de la calificadora MSCI.

    Obviamente también se presenciaron cuestiones políticas internas, como desplazamientos de funcionarios y reducción del plantel de ministerios, como también los anuncios de un paro general de parte un sindicalismo que ya no parece “tan” fragmentado como hace unos meses.

    Y todos estos cambios en tan poco tiempo. Recordemos que hace tan solo 8 meses, con el triunfo electoral de Cambiemos en las elecciones de medio término, eran impensables muchos de los factores que hoy se colocan como severos dolores de cabeza para el Gabinete Nacional. El caso del dólar y de una aparente erosión de la confianza son unos de ellos. Sin embargo, como mostramos, esta situación tuvo su “otra cara”, con el FMI y con MSCI.

    La estabilidad parece alejarse cada vez más y en la intimidad de la “mesa chica” del Presidente Macri, existen ciertas disconformidades y una cada vez más presente exigencia de resultados concretos a miembros de su equipo.

    Por otra parte, un peronismo cada vez más complejo ya empieza a hacer sus primeras movidas para rearmarse y fortalecerse. Sin todavía haber grandes, o candidatos, o definiciones claras.

    Mucho dependerá de la administración de los fondos que el Gobierno recibirá del Fondo Monetario Internacional. Los publicitados 50.000 millones de dólares. Sin embargo, las metas económicas y el compromiso asumido con aquella institución prometen una retracción del gasto y no una expansión, como se podría pensar para la época de elecciones.