es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    Alberto Fernández en Israel

    La semana que hoy termina fue marcada por el primer viaje internacional de Alberto Fernández como presidente. Se trató de una visita a Israel, en conmemoración de los 75 años pasados desde la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, en la Polonia ocupada por el nazismo. Integraron la comitiva presidencial el Canciller, Felipe Solá y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof.

    Así la visita incluyó un recorrido por el Museo Yad Vashem, para homenajear a las víctimas del Holocausto, y un acto junto a los presidentes y jefes de Estado invitados. También el mandatario recibió a familiares de desaparecidos argentinos, ahora residentes en Israel, y mantuvo una reunión con su par, Benjamín Netanyahu.

    Sin duda la visita del presidente argentino al Estado de Israel se da en una circunstancia particular, luego de haberse estrenado el documental de Netflix, Nisman, que volvió a poner en la agenda mediática la misteriosa muerte del fiscal titular de la Unidad AMIA. El pasado 18 de enero se cumplieron 5 años de este fallecimiento.

    La semana que hoy termina fue marcada por el primer viaje internacional de Alberto Fernández como presidente. Se trató de una visita a Israel, en conmemoración de los 75 años pasados desde la liberación del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau

    A pesar de esto, según informaron los medios locales, no fue Nisman, ni la AMIA, ni Hezbollah los temas que protagonizaron los discusiones de la delegación argentina. Aquí, una vez más el protagonismo se lo llevó la deuda externa del país, un tema por el que preguntaron el francés Emmanuel Macron, y el Rey de España, Felipe VI de Borbón.

    De hecho, al día de hoy faltan apenas ocho días para que los acreedores de la provincia de Buenos Aires analicen la propuesta del gobernador Kicillof. De su aceptación o no puede la posibilidad que la principal provincia del país entre en default, apenas un mes y días de comenzada su gestión. Quizá por la certeza de que son ahora los bonistas quienes deben dar la próxima jugada, Kicillof abandonó La Plata rumbo a la Jerusalem. Veremos qué sucederá cuando la cuenta regresiva se detenga.