es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    Alberto en Europa

    Esta semana el presidente Alberto Fernández concluyó la que fue su segunda gira internacional, luego de su paso por Israel en conmemoración del Holocausto. En esta ocasión su destino fue Europa Occidental, a donde viajó con el objetivo de conseguir apoyo europeo a la reestructuración de la deuda de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y bonistas privados, clave para evitar la cesación de pagos y poder sostener las cuentas fiscales.

    Ahora bien, ¿por qué el gobierno eligió Europa como destino?. Dado que Estados Unidos tiene mayoría en el Directorio del Fondo, es necesario el respaldo de Alemania, Francia, Italia y España (los cuatro países de esta gira, además de el Vaticano donde estuvo con el Papa Francisco) para balancear a la Casa Blanca. Entre los 4 conforman el 15% de los votos del Directorio, mientras que Estados Unidos es el 17% y con poder de veto.

    Su destino fue Europa Occidental, a donde viajó con el objetivo de conseguir apoyo europeo a la reestructuración de la deuda de Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y bonistas privados, clave para evitar la cesación de pagos y poder sostener las cuentas fiscales.

    Contrario a las giras realizadas por su antecesor, Mauricio Macri, la agenda diplomática de Fernández
    no tuvo a las relaciones comerciales, la cooperación técnica o la apertura de mercados como temas
    prioritarios. El eje estuvo en la necesidad de lograr una renegociación favorable de la deuda con el FMI.

    En este contexto, el resultado de la gira podría considerarse exitoso, dado que el gobierno obtuvo el apoyo de Roma, Madrid, París y Berlín, así como un gesto del Sumo Pontífice hacia la Directora del Fondo Monetario Internacional. Queda ahora por jugarse la partida de la renegociación.