es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    El conurbano y la declaración de interés público de la salud

    En medio de la respuesta argentina al COVID-19, el gobierno protagonizó esta semana un ida y vuelta con una medida que despertó polémicas. La situación comenzó luego de que en la teleconferencia que mantuvo con varios diputados, el ministro Ginés González García anticipó un proyecto que preocupó a los empresarios. “Vamos a enviar un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para declarar de interés público todo los recursos sanitarios de la Argentina. No vamos a discutir propiedad. Podrá ser estatal o privado, pero creemos que tiene que tener un comportamiento igualitario para todos los argentinos”, sostuvo el ministro de Salud. Y encendió las alarmas.

    De haber avanzado con la iniciativa, el gobierno hubiera adquirido la potestad para decidir adónde se deriva a cada nuevo infectado por coronavirus en todo el país, más allá de que ese centro de salud pertenezca al sistema de salud público o privado. Así, desde el sector empresario señalaron su disconformidad porque alguien sin ningún tipo de cobertura podría ser tratado en una clínica privada y, en contrapartida, un abonado a una prepaga podría ser atendido en un hospital público.

    Hubo presiones muy fuertes desde la provincia de Buenos Aires para tomar recursos del sistema privado ante el desastre del sistema de salud público bonaerense.

    Sin embargo, el Gobierno dio marcha atrás ayer por la tarde en una reunión que tuvo el ministro Ginés González García con los representantes de la medicina privada. La iniciativa fue descartada aunque con algunas salvedades. Por ejemplo: el sector público como el privado van a compartir un mismo «tablero de comando» para coordinar la emergencia sanitaria.

    Ahora bien, ¿por qué avanzó con una medida tan polémica?. Según publica hoy Laura Di Marco en La Nación, «fuentes del gobierno nacional y de la medicina prepaga coinciden en una fuerte versión: hubo presiones muy fuertes desde la provincia de Buenos Aires para tomar recursos del sistema privado ante el desastre del sistema de salud público bonaerense«.

    Con esta información cobran otra relevancia los elogios de Alberto Fernández hacia Hugo Moyano, al que calificó de «inmenso» y «dirigente gremial ejemplar», en agradecimiento por haber firmado un convenio con el gobernador Axel Kicillof para que en las 330 camas del Sanatorio Antártida , de Camioneros, se puedan atender los pacientes con coronavirus de la provincia de Buenos Aires.

    En la salud como en la enfermedad, el conurbano bonaerense vuelve a demostrar ser el gran problema de la provincia de Buenos Aires. Años de prostergaciones y necesidades insatisfechas golpean hoy la puerta del gobernador Kicillof.