es
    DE ASUNTOS PÚBLICOS ARGENTINA

    Monitor [email protected] LLYC: Estado de la Pandemia Covid-19 al 15 de abril

    El equipo de Asuntos Públicos de LLYC Argentina, en conjunto con el director de [email protected] Económicas y miembro del Consejo Asesor Luis Secco, presentamos los datos actualizados del Monitor [email protected] LLYC sobre Covid-19 en Argentina y la región. Asimismo, a modo comparativo, seleccionamos a tres de los países más afectados a nivel mundial: Italia, España y Estados Unidos.

    En la entrega de hoy, vemos una desaceleración de los nuevos casos registrados en Perú respecto al día anterior (2200 casos). Sin embargo, superó los 10 mil casos confirmados desde el inicio de la pandemia. Por otro lado se observa un aumento relativo de los casos en República Dominicana y Argentina, comparado con las últimas variaciones diarias (119 y 69 casos nuevos el día anterior, respectivamente). En el resto de los países, la tendencia de aumento diario de casos confirmados se mantiene constante, con oscilaciones de entre el 5 y 10%.

    Un dato llamativo es la disparidad de casos entre Brasil y México: ambos países registraron su primer caso alrededor de la misma fecha, cuentan con una cifra cercana de tests realizados por millón de habitantes, sus gobiernos tomaron medidas de mitigación de manera tardía respecto a sus pares regionales y, sin embargo, México registra casi un quinto de los casos de Brasil.

    También resalta el caso de Venezuela, que ya comienza a ser puesto en duda por la oposición de su país y por la opinión pública internacional, por el crecimiento exponencial de testeos realizados en tan poco tiempo contando con una infraestructura sanitaria deteriorada: de ser cierto, el ritmo diario de testeos es de 25.000 diarios. Mexico, Colombia y Argentina, por ejemplo, se encuentran realizando testeos a un ritmo de entre 2000 y 3000 por día.

     

    Fuente: Elaboración Propia en base a Johns Hopkins University, Our World in Data y Financial Times

    A continuación presentamos un resumen, actualizado al 14 de abril, en el que sintetizamos las principales medidas tomadas por los gobiernos de las economías latinoamericanas más importantes. Incluimos las restricciones a la movilidad y las medidas económicas, financieras y sociales dispuestas para intentar suavizar sus efectos. El Índice de Restricción que acompaña el Monitor es elaborado por la Escuela de Gobierno Blavatnik de la Universidad de Oxford y su objetivo es comparar el grado de rigor de las reacciones de los gobiernos frente a la pandemia, pero sin dar valor a cada resultado.

    El índice se actualiza con las medidas que van adoptando los gobiernos y las califica en base a un índice de rigurosidad que va de 0 a 100. Se asigna puntos a las siguientes 11 disposiciones: cierre de escuelas, clausura de lugares de trabajo, cancelación de eventos públicos, cese del transporte público, campañas de información pública, restricción del movimiento interno, controles de viajes internacionales, medidas fiscales, medidas monetarias, inversión de emergencia en asistencia sanitaria y gasto en vacunas. La clasificación no considera mejores las acciones cercanas a 100 o peores a las que no suman más de 0. Solo registra que algunos gobiernos han tomado más medidas que otros.

    América Latina comienza a reaccionar en términos económicos a la peor crisis global de los últimos tiempo. Pocas veces (como en una guerra) una crisis rompe el circuito económico de oferta y demanda como hoy está ocurriendo; los oferentes no pueden producir y los demandantes no puede consumir. En la práctica, el sistema económico está en condición de guerra.

    Antes de la pandemia, los pronósticos de crecimiento para los países de LATAM venían siendo revisados a la baja, y el promedio regional daba cuenta de una expansión máxima de 1.3% en 2020 (CEPAL). Ahora bien, los efectos de la crisis han llevado a cambiar esa previsión y a pronosticar una caída del PBI de –al menos– 1.8% (CEPAL, Abril 2020). Sin embargo, no es de descartar que el desarrollo de la pandemia lleve a previsiones de contracciones más profundas, de entre -3% y -4%, o incluso más. Sin dudas, el impacto económico final dependerá de las medidas que se tomen a nivel nacional, regional y mundial.

    Fuente: Elaboración Propia en base a Johns Hopkins University, Our World in Data, Financial Times y Blavatnik School of Government.